Protégete del sol cuando corras en verano

Ya está aquí el verano. Más horas de luz y más tiempo para disfrutar de tu deporte favorito. Sí, pero con cuidado. Un estudio de la revista Archives of Dermatology demostró en su día que los maratonianos y deportistas de fondo pueden tener un mayor riesgo para desarrollar un melanoma maligno. Pero no hay que asustarse. Hay que tener en cuenta que los corredores pasamos mucho tiempo corriendo al aire libre y que somos aves diurnas, que preferimos un buen día de running a correr en la cinta. Si saliéramos de noche o entrenáramos en el gimnasio evitaríamos la exposición solar, pero nos divertiríamos menos.

Corriendo bajo el sol

Por eso hay que proteger al máximo la piel en las zonas vulnerables. Todos los expertos en dermatología lo señalan. ¿Dónde suelen desarrollar los corredores los carcinomas? En zonas expuestas crónicamente al sol, como manos, cuello y orejas. El truco está en aplicártelo de manera regular antes del entrenamiento y, si este va a ser muy largo, seguir aplicándolo a mitad de carrera.

¿Es difícil elegir un buen protector solar? A juzgar por la mitad de los maratonianos del estudio que realizó Archives of Dermatology, sí, ya que no lo usaban de manera habitual. El producto no debe contener aceite y tiene que tener un rango amplio de protección. Si es barra, es adecuado para la cara, ya que la posibilidad de que chorree y te entre en los ojos es menor.

Pero no te quedes sólo con el protector. No te olvides de las gafas de sol y la gorra, que te protegen de manera adicional. ¿Puedes hacer algo más? Sí, usar prendas textiles con protección ultravioleta (en su etiqueta pone el factor de protección UV) y evitar los entrenamientos en pleno mediodía.

“Revista Runner’s”

You May Also Like