Oro al sufrimiento

1430058306_extras_noticia_foton_7_0

Abderrahman Ait en los Juegos Paralímpicos de Londres.

Abderrahman Ait se quedó a tan sólo 24 segundos de convertirse en campeón paralímpico de maratón en los Juegos de Londres 2012. Había ido en cabeza durante gran parte de la prueba pero un golpe de tos, como él mismo confesó tras cruzar la línea de meta, le impidió respirar en los últimos metros y acabó dejándole sin el oro. Cuatro años antes, en los Juegos de Pekín, también subió al segundo escalón del podio pero en 1.500 metros. El oro se le resistía… hasta hoy. Con un tiempo de 2.26’54”, el atleta español de origen marroquí se ha proclamado campeón del mundo en Londres y ha establecido un nuevo récord del mundo de su categoría, que estaba en manos del mexicano Mario Santillán desde los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 (2.27’04”).

1430058306_extras_noticia_foton_4_0

Detrás de ese oro tan anhelado se esconde una increíble historia de superación con final feliz. En la actualidad reside en Sant Cugat del Valles, pero Abderrahman nació hace 28 años en un pequeño pueblo al sur de Marruecos, cerca de Marrakesch. Cuando tenía ocho, cayó en un pozo seco y se rompió el brazo. La deficiente asistencia sanitaria que recibió tuvo como consecuencia que se le gangrenase la zona y que la única solución para salvar su vida fuese la amputación.

Siempre había demostrado tener talento corriendo, era el más rápido de sus amigos, pero la Federación Paralímpica de Marruecos no le dio una oportunidad y entonces decidió dejar su país, como tantos otros, en busca de una vida mejor, de una oportunidad.

Cuatro intentos de alcanzar la costa española en patera
Alcanzó la costa de Fuerteventura a bordo de una patera hace 13 años tras más de 25 horas hacinado en la proa. Era su cuarto intento de pisar suelo español. No llevaba maleta, sólo el sueño de convertirse en atleta y de poder enviar dinero a su familia.

Ya en España pronto despuntó en atletismo y acabó entrando en el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat (Barcelona). En 2008 se convirtió en el primer extranjero paralímpico con nacionalidad española y desde entonces ha ido cosechando éxitos. El último y el más importante, el de este domingo.

Triplete plateado
Pero Abderrahman no fue el único español en subir al podio en el Mundial de maratón celebrado en Londres. Alberto Suárez, Elena Congost y Santiago Sanz lo hicieron al segundo escalón en sus respectivas categorías.

Alberto Suárez llegaba como uno de los favoritos al oro, ya que en los Juegos de Londres se proclamó campeón con récord del mundo incluido en su categoría (T11/12, personas con una discapacidad visual severa. Esta vez se quedó a 14 segundos de escuchar el himno español porque le ganó la partida el marroquí El Amin Chentouf (2.21’33”). En esta misma clase, el barcelonés Abel Ávila abandonó antes de alcanzar el kilómetro 30.

Por su parte, Elena Congost, plata en 1.500 metros en los Juegos de Londres, volvía a la capital inglesa pero en esta ocasión para disputar la prueba de maratón de Campeonato del Mundo. Llegaba tras superar una larga carrera de obstáculos que ha terminado con una medalla de plata en su primer maratón mundial. Los sacrificios de estos últimos meses, en los que ha tenido que cambiar su rutina de entrenamiento, han dado sus frutos y ahora, tras un breve descanso, empezará a preparar la prueba de 1.500 para el Mundial de Atletismo que se celebrará en octubre en Qatar. Debido a las altas temperaturas que les esperan allí, la prueba de maratón correspondiente a esa competición se ha celebrado este domingo en Londres.

Mari Carmen Paredes, que hizo 2.59’22” en estas mismas calles en la edición de 2014, este año no pudo bajar de 3.07’35” a causa de una lesión en los isquiotibiales, tiempo que la relegó hasta la cuarta posición.

El triplete de plata lo cerró Santiago Sanz en la clase para sillas de ruedas T51/52 con un tiempo de 1.53’33”. En la clase T53/54 participaron Jordi Madera, que fue octavo (1.33’22”), y Rafael Botello, 27ª (1.54’23”).

You May Also Like